Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Otra semana más, tenemos el placer de contar con Gilo2000. Tras hablarnos de la inversión indexada, hoy nos explica en qué casos es mejor invertir mediante ETF, y en cuáles es preferible hacerlo a través de fondos de inversión. Le paso el testigo a él.

Cómo funcionan los ETF

Existe un tipo de fondo de inversión que tiene ciertas particularidades: los ETF (Exchange-Traded Funds). Como hemos visto, un fondo de inversión no deja de ser un grupo de inversores que aportan su dinero en común para que un gestor haga con él lo que considere oportuno. Los indexados, lo único que hacen es comprar y replicar un índice completo. El problema de estos fondos es que su operativa es bastante lenta y engorrosa. Si yo quiero comprar un fondo que replique al S&P500, emito una orden de compra hoy, le llega al banco, la recibe y al cabo de unos cuantos días se procesa con el valor liquidativo del día de ejecución de la orden. Así pues, es imposible operar en fondos basándote en un precio fijo, porque no puedes saber a qué valor te van a ejecutar la orden.

¿Solución? Los ETF, que son fondos iguales, pero que además cotizan en bolsa con un precio que siempre es conocido. Así pues, como si fueran acciones de cualquier empresa, uno puede comprar un fondo especificando expresamente el precio de compra que desee, poniendo órdenes condicionadas y realizando la operación en el mismo momento sin tener que esperar varios días.

El inconveniente es que al cotizar igual que las acciones, están expuestos a las comisiones de compra y venta de los brokers, de cobro de dividendos o de custodia en caso de que nuestro broker las tenga. Además, no están exentos a la hora de traspasar dinero entre fondos. La ventaja es que al ser cotizados, su operativa es inmediata y se pueden controlar los precios. Además, las comisiones suelen ser inferiores a su equivalente en fondos.

wpid-curata__50c55e285789f69203bec9b95093cd72

Otro inconveniente sería la horquilla y liquidez, pero eso quizá sea demasiado técnico para ponerlo en una guía básica. Se podría resumir en que estos ETF aunque coticen en el mercado continuo, tienen muy poca liquidez (pocas o nulas ofertas de compraventa), con lo que es la propia gestora del fondo (realmente es el market maker el que lo hace) la que compra o vende las participaciones del ETF añadiéndole el spread máximo permitido. Pongamos un ejemplito sencillo: hoy un ETF cotiza a 10€, pero no hay ningún vendedor que quiera desprenderse de sus participaciones. Vas tú y pones una orden de compra a mercado pensando que las vas a conseguir a 10€, sin embargo como no hay oferta de venta para cruzar la operación, el market maker te vende las participaciones por el valor del subyacente más el spread máximo permitido (que puede ser, por ejemplo del 5%). Así que tú compras a 10,5€ en lugar de a 10€. Y para la venta sucede lo mismo.

Comparando acciones, fondos y ETF.

Haciendo un resumen comparativo de los distintos instrumentos de inversión, se podría decir que:

Inversión en acciones:

  • Con comisiones de compra y venta.
  • Sin comisiones anuales (salvo brokers que cobren custodia y dividendos).
  • Poca diversificación tanto sectorial como temporal.
  • Al estar cotizadas, permite poner órdenes de compra y venta limitadas y adquirirlo o venderlo inmediatamente.
  • La inversión no es traspasable, por lo que se paga impuesto por plusvalía.

Inversión en fondos:

  • Sin comisiones de compra y venta.
  • Con comisiones anuales (aquí hay de todo, desde el 3% de ING hasta el 0,3% de Vanguard).
  • Diversificación total, tanto sectorial como temporal desde el primer euro.
  •  Al no ser un producto cotizado, no tienes control sobre el precio de compra o venta, y tienes que esperar unos días a que la compra se haga efectiva.
  • La inversión es traspasable de un fondo a otro sin pagar impuestos por plusvalía.

Inversión en ETF:

  • Con comisiones de compra y venta.
  • Con comisiones anuales (menores a las de los fondos equivalentes, pero no nulas).
  • Diversificación total tanto sectorial como temporal desde el primer euro.
  • Al estar cotizadas, permite poner órdenes de compra o venta limitada y adquirirlo o venderlo inmediatamente.
  • La inversión no es traspasable y se paga impuesto por plusvalía.

En mi opinión, si se van a hacer muchas operaciones es mejor usar fondos en lugar de ETF, porque los ETF cobran comisión de compra y venta mientras que en los fondos no. Pero para un número pequeño de operaciones de mayor importe, es mejor los ETF ya que las comisiones anuales de mantenimiento son mayores en el caso de los fondos.

En qué casos es más rentable. Analizamos las comisiones.

Con respecto al impacto de las comisiones en los fondos, acciones y ETF, podríamos hacer un pequeño estudio. Tenemos los siguientes productos financieros (tomemos como referencia las comisiones de ING que son bastante reducidas y frecuentes):

– Fondo pasivo global (Vanguard o Amundi por ejemplo): TER de 0,3% sin comisiones de compraventa.
– ETF global de acumulación (DB X Trackers por ejemplo): TER de 0,19% con comisiones de compraventa (8€ más canon de bolsa si el fondo cotiza en Madrid, o 20€ más canon si no lo hace).
– Compra de acciones para una estrategia Buy and Hold: Comisiones como las del ETF pero sin comisiones anuales: 8€ o 20€ más canon.

Ahora vamos a suponer que un inversor mete 1.000€ mensuales en un fondo durante 10 años. Sin comisiones de compra, y con un TER del 0,3%. Supongamos por sencillez que el fondo no gana ni pierde nada, simplemente el efecto de las comisiones:

Ahora supongamos que el mismo inversor plantea hacer lo mismo pero con un ETF que cotice en el extranjero comprando con ING y un TER del 0,19% como por ejemplo el DB-X Trackers MSCI World, compra la misma cantidad pero solo hace una compra al año para mitigar el efecto de las comisiones de compra:

Ahora comparémoslo con un caso en el que haga, por ejemplo, 5 compras anuales con el mismo importe:

Y por último, vamos a compararlo con una cartera de acciones para B&H que compre el mismo importe en 5 veces al año, sin comisiones de mantenimiento anuales:

Las conclusiones rápidas son evidentes.

A los ETF les penaliza considerablemente las comisiones de compra de las que carecen los fondos. En este caso, se agrava si se hace una operativa por ejemplo mensual. Para mitigar el efecto, el inversor en ETF podría reducir su frecuencia de inversión, perdiendo el efecto del DCA y por lo tanto con una diversificación temporal menor.

Las acciones tienen el beneficio de la ausencia de comisiones de mantenimiento anual, pero por el contrario tienes muchísima menos diversificación. En mi ejemplo, compras 5 empresas al año, si tienes una cartera de 15 empresas por ejemplo, tocaría volver a comprar una misma empresa en 3 años. Con eso pierdes totalmente cualquier posibilidad de hacer DCA con acciones. Además, que estas mucho más expuesto a que se te cuele una Abengoa o un Popular y te destroce la rentabilidad.

Conclusión

Así que, a modo de resumen, yo diría que los ETF son buena idea si quieres tener una buena diversificación desde el primer euro y controlar tus precios de entrada ya que cotizan en tiempo real. Pero solo es apto si vas a hacer dos o tres compras al año. Los fondos tienen la ventaja de la diversificación total desde el primer euro, a cambio de una comisión anual, que ya hemos visto que se diluye cuantas más compras hagas al año.

Y luego están las acciones, que es otra operativa totalmente diferente: una diversificación muy inferior a los fondos o ETF, mayor riesgo pero más control de la cartera.

En mi caso, lo ideal son los fondos, porque yo hago aportaciones mensuales a 5 fondos diferentes. Si tuviera que hacer eso con ETF me desangraba a comisiones. Y las acciones hace tiempo que me olvidé de ellas, no me compensan en absoluto viendo lo totalmente negado que soy eligiendo empresas y puntos de entrada.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here